Turisme de Sitges

¿Quién decía que este año no habría Carnaval en Sitges?

Es febrero y estamos en Sitges, por tanto toca hablar de Carnaval. Sí, claro, también este año, por supuesto. ¿Alguien lo dudaba? Limitado, sin actos públicos, con distancias y mascarillas…pero habrá Carnaval. Porque lo esperamos todo el año. Porque nos apasiona. Porque lo necesitamos. Porque en Sitges, el Carnaval es un sentimiento ‘inconfinable’.

El coronavirus no pudo suspender el Sitges Festival Internacional de Cinema de Catalunya, señal de identidad de la localidad. Y tampoco podrá frenar la cadena de ADN más reconocible de la localidad: el Carnaval. Por supuesto que lo va a condicionar y limitar. Y tiene que ser así para mantener la seguridad y salud de todos y todas. Pero al igual que no se pueden poner puertas al campo, tampoco se puede confinar el orgullo de toda una localidad.

 

El contagio que ya hace semanas que se ha expandido es el de la ilusión de los vecinos por cambiar la cara de las calles y las tiendas de Sitges, por darle color y vestirlas como le gusta al Rey Carnestoltes: atrevidas, locas, imposibles, sorprendentes.

 

El programa de este año no incluirá las tradicionales rúas de ‘la Disbauxa’ i ‘l’Extermini’, únicas e inimitables. Tampoco (¡aixxxx, qué pena nos da!), actos públicos ni presenciales (habíamos previsto teatro, conciertos y hasta actividades infantiles). Pero eso sí, como mínimo, las propias calles se convertirán, del 8 al 17 de febrero, en protagonistas. No verán pasar disfraces, sino que ellas los llevarán. Y para reforzar la ambientación, las ‘Collas’ de Sitges prometen lucirse vistiendo los escaparates de los comercios con el estilo inconfundible de cada una.

 

Todo listo, cómo veis. Y todo listo gracias a la pasión y entrega de la Comisión del Carnaval de Sitges, que durante los últimos meses se ha guiado por una mantra muy sitgetano: No hay nada imposible. ‘Nada’, subraya la ‘presi’ de la Comisión, Núria Escarp, que contagia (sí, contagia) energía positiva: “Teníamos muy claro que, con todas las medidas y siguiendo todas las precauciones, este año debíamos tener Carnaval; queremos que haya color en las calle, que haya movimiento y ambiente, que los vecinos participen y disfruten. Y aunque no será como nos gustaría, el Carnaval estará presente”. Escarp lo admite: Necesitamos el Carnaval, porque lo sentimos muy dentro y también por salud mental, porque nos va ayudar a todos y todas”.

 

Hay otro motivo para que el Carnaval no se pare precisamente este año. Y es el de dar visibilidad y dinamismo a aquellos sectores de Sitges que peor lo están pasando: restaurantes, comercios, hoteles, teatros… La presidenta de la Comisión de Carnaval, dj de profesión, sabe muy bien de lo que habla, “por lo que confiamos en que el Carnaval también ayude un poco a animar a esos grandes profesionales y anfitriones que tenemos en la localidad”.

 

La pena más grande, en eso hay consenso, es, como señalábamos antes, que no podremos organizar actos públicos y que, además, muchos de vosotros no podréis desplazaros a Sitges por las limitaciones de movilidad vigentes. Pero queremos que nos sintáis cerca, por lo que a través del canal oficial de YouTube, Facebook e Instagram se retransmitirá lo que pase dentro y fuera del Carnaval. Y lo hará con el estilo que se merece: gamberro, muy gamberro; loco, muy loco. Aunque sea por pantalla, vosotros dejaros llevar…

Comentarios

No hay comentarios.