Turisme de Sitges

El tomate más refrescante

Es septiembre y, aunque se ve el final en el horizonte, el verano todavía no se ha marchado en Sitges. Así que lo más inteligente es que nuestros platos nos traigan lo que necesitamos, frescura, sencillez y todas las propiedades nutritivas. Estas son las características que nos vamos a encontrar en los productos de temporada y Km0. Ya veréis: lo probamos con el tomate.

Lo más sencillo puede ser lo más perfecto y vamos a proponer una sencilla ensalada de tomate para demostrarlo. Pero no es una ensalada de tomate cualquier, o más bien no es una ensalada de un tomate cualquiera. “Cuando coges el tomate de la rama ya maduro, es cuando consigues ese tomate tan dulce y tan jugoso, con un sabor completo, ese sabor a tomate de verdad”. Nos lo explica Agnes Zander, la directora de Sències Can Girona de Sitges, una masía abierta al público que ofrece experiencias de cultura de la tierra, que van desde adquirir el producto Km. 0, de temporada hasta participar en acciones dentro del huerto o aprender sobre el mundo rural. 

 

Los ingredientes para esta ensalada de tomate-tomate:

  • Un tomate recién cogido de la planta, preferiblemente variedad rosa ple o cor de bou. 
  • Cebolla tierna
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal gorda marina
  • Unas hojas de albahaca

 

La preparación de este plato es tan sencilla porque el secreto reside en la autenticidad del producto, en la confianza en ese tomate de proximidad, que ha sido cultivado con cariño y que se ha dejado madurar en mata, para disfrutar de toda su esencia. Agnes nos recomienda coger el tomate (madurado naturalmente, si no, no vale) y pelarlo, “porque la piel puede ser un poco indigesta”. Cortarlo muy fino, como si fuese un carpaccio y añadir la cebolla tierna muy picada. Después basta con regarlo con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y un pellizco de sal gorda marina, sin nada añadido. Con unas hojas de albahaca por encima, tendremos ante nosotros la mejor manera de disfrutar de la experiencia del sabor de un tomate de verdad.

 

Este deleite solo es posible con tomates de proximidad y cultivados de manera tradicional. “Cuando un tomate no madura en la planta”, advierte Agnes Zander, “y se recoge verde para que pueda ser transportado kilómetros y kilómetros, llegará a coger el color rojo, pero no el sabor característico de una buena maduración”. Por otro lado, hay que tener en cuenta la variedad: “A veces nos encontramos con tomates con la piel muy dura y sin sabor, porque el comercio de distribución da preferencia a la duración del producto. El agricultor que produce variedades locales y tradicionales, sin embargo, está mirando que el tomate sea bueno, aunque sea más delicado y dure menos”. Y por último, Zander recomienda que el tomate no pase por el frigorífico: “Si el tomate es tan bueno es mejor no ponerlo en la nevera, porque el cambio de temperatura afecta a sus propiedades”.


El tomate es una fruta de verano y, por eso, la naturaleza, que es más sabia de lo que a veces nos pensamos, nos brinda un producto que nos refresca, que es lo que necesitamos para convivir con el calor. Además, nos permite comerlo sin excesiva preparación, nos ahorra tiempo. “Cuando comes de temporada, no solo estás respetando el medio ambiente y comes alimentos más buenos, sino que además lo que te ofrece la naturaleza de tu entorno es lo más adecuado en cada momento”, sentencia Zander. Por eso en Sències Can Girona promueven ese contacto con el mundo rural, no solo ofreciendo productos de kilómetro cero, sino además permitiendo acercar a la producción tradicional, al ciclo de la naturaleza y a toda una serie de actividades que nos reconcilian con la tierra.

Comentarios

No hay comentarios.