Turisme de Sitges

Visita a la parroquia de Sant Bartomeu y Santa Tecla con las mejores vistas de Sitges

El skyline de Sitges es uno de los más reconocibles del mediterráneo. Si tu dibujas una iglesia con dos torres sobre el mar, con palmeras a un lado y la montaña de fondo, la respuesta es automática: ‘Sitges’. Ahora, este icono de la localidad vuelve a albergar visitas guiadas con subida incluida al campanario. Desde allí, las vistas de 360 grados son únicas.

Primer apunte previo: al lugar donde se levanta la parroquia de Sant Bartomeu y Santa Tecla se la conoce en Sitges como ‘La Punta’. Esta ubicación sobre la plaza del Baluard, con las olas rompiendo junto a las escaleras que suben del paseo marítimo, le confiere una personalidad y magnetismo indiscutibles. La iglesia de Sitges impone desde allí arriba. Vigila y protege. Pero también sonríe e invita. Es única.

 

Las dos dos torres de la parroquia de Sitges, la del campanario y la del ‘comunidor’ (la del reloj), estilizan y definen la silueta de este icono local, al que las palmeras del paseo marítimo le confieren un aroma mediterráneo que le aporta calidez y una sensación de verano continuo. La buena noticia es que se han vuelto a organizar visitas guiadas a la iglesia, incluyendo la posibilidad de subir hasta lo alto del campanario. Podéis consultar el calendario de visitas y hacer vuestra reserva en la web de los Museos de Sitges.

 

Nosotros subimos a la torre más alta de la iglesia muy bien acompañados por Montse Curtiada, responsable del Departamento Educativo de los Museus de Sitges y que ha acompañado a muchos grupos en esta visita. Montse reconoce que la subida al campanario “es lo que más sorprende y gusta de la visita, sin duda; pensad que cuando llegan arriba tienen una vista privilegiada de Sitges y sus alrededores, aparte de que a muchos les emociona poder estar dentro y en la parte más alta de un lugar emblemático que siempre ven desde fuera y desde abajo”.

 

campanariSitges


Realmente, las vistas son espectaculares. Aunque una malla para evitar la entrada de aves cuadricula el paisaje, la verdad es que impresiona poder visualizar Sitges desde las alturas y en formato 360 grados.  Una curiosidad eclesiástica: mirando hacia Vilanova, se visualiza el santuario del Vinyet y el de la virgen de Gracia y, si nos damos la vuelta, en primer plano tenemos la iglesia de Sant Sebastià, y de fondo, la ermita de la Trinitat (muy recomendable la excursión hasta esta última).

 

campanariSitges2

 

Pero no penséis que el único ‘must’ o ‘highlight’ de la visita es la subida al campanario. Por dentro, la parroquia de Sant Bartomeu y Santa Tecla es también un tesoro artístico. Venga, argumentos: esta iglesia cuenta con uno de los mejores conjuntos de retablos barrocos que hay en Catalunya. Hechos en madera policromada, cada uno servía –y sirve- para explicar la vida (y martirio) de diferentes santos y santas. Además, en la primera planta, justo al lado de las escaleras que suben al campanario, hay una pequeña sala que no os podéis perder. Su nombre os anticipa el regalo: ‘La sala de los tesoros’. Dentro, piezas destacadas como la custodia del Corpus o un espectacular sagrario de plata.

 

retauleparroquiasitges

 

Por cierto, quizás en la visita os encontréis con el rector de la parroquia de Sitges, Josep Pausas. De trato afable y cercano, Pausas reconoce que “mucha gente que entra por primera vez se queda parada cuando descubre nuestros retablos barrocos”. Y es que la iglesia de Sant Bartomeu y Santa Tecla es como casi todo en Sitges, vecinos y visitantes incluidos: bonita por fuera…y por dentro ;)

Comentarios

No hay comentarios.