Turisme de Sitges

La exposición 'Miquel Villà. La pintura sin azar' revaloriza un pintor moderno del siglo XX

El Museo Maricel acogerá la muestra del 29 de mayo al 26 de septiembre.

Sitges reivindica la obra y la figura de Miquel Villà (Barcelona, ​​1901 - El Masnou, 1988), un artista moderno del siglo XX, a través de una muestra instalada en el Museo Maricel del 29 de mayo al 26 de septiembre . La exposición 'Miquel Villà. La pintura sin azar' se ha presentado este jueves a los medios de comunicación para poner en valor una muestra que permite ver el pintor en el contexto del arte catalán y también una obra que es, sin duda, una de las más personales de la pintura catalana del siglo pasado. Su pintura estructurada y de masas compactas, la pincelada densa y el gusto por la materia la hacen especialmente querida, tanto para aquellos que defienden el arte figurativo como el de la vanguardia.

 

Esta reivindicación, impulsada desde los Museos de Sitges, es necesaria, ya que la última ocasión que se pudo contemplar su obra en toda su amplitud fue en 1985, cuando el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya le dedicó una retrospectiva en el Palau Moja y, tan sólo tres museos catalanes -el Museo de Montserrat, el Museo Deu del Vendrell y el Museo Maricel de Sitges tenían obra del pintor expuesta en las salas permanentes. Con la reapertura del Museo Maricel, Sitges por primera vez también expuso un cuadro de Miquel Villà y ya vio la necesidad de realizar un homenaje al pintor para seguir la línea de investigar y dar a conocer los artistas representantes de su fondo.

A pesar de esta poca presencia de la obra del pintor en el ámbito público, su obra es muy apreciada por el coleccionismo de arte contemporáneo, y no solamente el de ámbito catalán. Aunque Villà nunca abandonó la figuración, su obra fue siempre defendida por la crítica.

 

El concejal de Cultura, Xavier Salmerón, destaca que "la muestra llega en un momento el que los Museos pueden ampliar aforos y por tanto acoger los visitantes que vengan a Sitges y que estén interesados ​​por la oferta cultural de la ciudad". El concejal de Cultura anima "a todos y todas las sitgetanas a seguir redescubriendo el Cau Ferrat y el Museo Maricel con las exposiciones temporales como la fantástica exposición de Miquel Villà".

 

El director gerente en funciones del Consorcio del Patrimonio de Sitges, Pere Izquierdo, destaca que "la Exposición 'Miquel Villà. La pintura sin azar' abre la temporada de verano en los museos de Sitges, una temporada en la que estamos convencidos de que la gente quiere descubrir nuevas cosas, descubrir exposiciones, visitar museos, hacer las cosas que no ha podido hacer durante el tiempo de la pandemia y, por ello, ofreceremos este verano dos maravillosas exposiciones: esta de Miquel Villà con unos colores fascinantes y la de Hermen Anglada Camarasa, que conmemorará su centenario revisando los años que pasó en París".

 

La muestra, comisariada por Ignasi Domènech y Susanna Portell, se enmarca en la política de exposiciones de los Museos de Sitges, basada en la investigación y la difusión en torno a los artistas y las colecciones conservadas en sus fondos.

 

El comisario, Ignasi Domènech, afirma que "La exposición de Miquel Villà en el Maricel es una oportunidad de ver sin duda una obra extraordinaria de uno de los pintores catalanes más importantes del siglo XX".

 

Para la comisaria, Susanna Portell, insiste en que "la exposición que podemos ver es una auténtica oportunidad para descubrir un pintor que por primera vez después de tanto tiempo se puede visualizar en todo su contexto cronológico, su búsqueda tanto personal que lleva desde el inicio, esta búsqueda de construcción y de color, que bordea casi ya la abstracción de las últimas obras".

 

'Miquel Villà. La pintura sin azar' es el resultado de la investigación de los comisarios para localizar el máximo de obras inéditas del pintor y apostar firmemente por la edición de un catálogo, donde se recoge la catalogación llevada a cabo. Para acompañar los tres textos -a cargo de Ignasi Domènech, Susanna Portell y Carlos Pongiluppi- han reproducido 40 de estas telas catalogadas, que se suman al total de 57 obras que se pueden ver en el Museo Maricel.

 

La exposición recorre los principales escenarios pintados por Villà y sigue su evolución desde las primeras telas de juventud pintadas en América del Sur hasta la práctica abstracción de la última obra que cierra el itinerario expositivo, pintada poco antes de morir. Provienen en su mayoría de colecciones particulares (24), del mismo Museo Maricel, de la Colección Nacional de Arte de la Generalitat de Catalunya, del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, del Museo Nacional de Arte de Cataluña , y los museos Diez el Vendrell, Valls y Montserrat. En el transcurso del proyecto expositivo, sin embargo, el Consorcio del Patrimonio de Sitges ha adquirido la obra Pinos del Masnou (1932) que enriquecerá el discurso expositivo del Museo Maricel, que ya contaba con Paisaje pintado por Villà en la Pobla de Segur el 1937.

 

Para complementar la muestra, también se exhibe un audiovisual, en el que, además de los comisarios se han reunido las voces que más han contribuido a dar a conocer la obra de Miquel Villà. Por un lado, el crítico e historiador del arte Daniel Giralt-Miracle, responsable de recoger el amplísimo eco que tuvo el pintor a lo largo de su trayectoria en un libro que fue y sigue siendo referencia para su estudio crítico: el Álbum Villà, editado por Acantilado en 1999. por otro lado, el poeta y crítico Juan Antonio Masoliver, gran amigo del pintor y una de las personas que mejor se han aproximado a su pintura, a su manera de ser y en su espacio más querido, el Masnou, que tanto conocía. Y finalmente, Carlos Pongiluppi, autor de la tesis doctoral dedicada a Miquel Villà, profundiza en los espacios vitales del pintor y su forma de trabajar.

  • Miquel Villà

Compartir